¡Bienvenidos!

Nuestro objetivo con la creación del presente Blog CyberLibrary es instituir un ámbito de opinión y colaboración entre quienes nos dedicamos a la automatización de Centros de Información Corporativos, intercambiando opiniones y experiencias, así como planteamiento de nuevos paradigmas que beneficien a la comunidad empresarial en general y a la bibliotecológica en particular.

Los invitamos a opinar. ¡Sus enriquecedoras opiniones serán de parabienes!


martes, 24 de junio de 2014

Bibliotecas en la Nube – El nuevo hábitat de los servicios bibliotecarios



¿Migrarías tu biblioteca a la Nube?
 ¿Moda o necesidad? 

¿La agradable sensación de calor que se siente cuando se entra en una biblioteca?
¿La hechicera sensación de estar rodeado de libros, lámparas de lectura
 y muebles de madera nogal-caoba templada a través de décadas del uso lector?
¿Serán tan solo recuerdos de un pasado imborrable en nuestra mente?

The Library cloud computing services

La idea de conectar en forma lógica información a escala mundial no es nada reciente, fue una idea que se concibió a fines de los 50s y se consolidó a mediados de la década de los 60s.

El proyecto Xanadu fue concebido en la década de los 60s por Theodore Holm Nelson (sociólogo, filósofo y pionero en tecnologías de la información), quien soñaba con crear una “biblioteca mundial de documento único”, posibilitando así el desarrollo de un sistema hiper-textual a nivel mundial, en el cual los contenidos textuales de todo el planeta iban a estar interconectados entre sí mediante el uso de enlaces (los hoy famosos links).

Según parafraseaba Nelson… “Xanadu sería ese mágico sitio de la memoria literal donde nunca nada se pierde…” (frase extraída del poema titulado “El palacio de Kublai Khan” de Samuel Taylor Coleridge).

Vale recordar que la concepción básica e inicial de la Red de Redes en sus inicios fue intercambiar información de interés científico, vía mensajes vía mail y la transferencia de archivos de contenido textual, lo que hoy conocemos como FTP.

El concepto “Cloud Computing” (Computación en la Nube) surge a partir del paradigma informático de ofrecer servicios “in totum” en Servidores (Host) dispersos a lo largo y a lo ancho de Internet (la nube, como gustan llamarla los técnicos informáticos), es decir, la prestación de los servicios ofrecidos se realiza recurriendo a la ejecución de aplicaciones web, procesos y almacenamiento masivo de datos concebidos bajo la modalidad “offshore”…

¡En el futuro cercano todo el proceso informático será gestionado en la Nube!

El Cloud Computing impone un nuevo «modelo de negocio», promueve una justa relación entre proveedores e instituciones así como entre instituciones, la «comunidad global», posibilitando así un nuevo modelo de relaciones comerciales en el ámbito empresarial y/o institucional.

Las NTIC y la gestión de servicios en la Nube

Es de destacar que del estudio de las conclusiones finales de la Sage ERP X3 Global Convention 2014 llevada a cabo el corriente mes de mayo/2014 ppdo. en Lisboa (Portugal) se extrae de su parte medular que:

·         “La Nube sigue dominando la agenda del las Nuevas Tecnologías en Informática y Comunicaciones (NTIC).”

·         “El 76% de las empresas está considerando en la actualidad la posibilidad de invertir en Software de Gestión basado en la Nube a medio plazo, aunque esto varía de un país europeo a otro; así es, el guarismo para de las empresas portuguesas llega al 92%, mientras que para sus homólogas francesas la intención desciende al 68%.”

·         “En lo que se refiere a España, el 88% de las compañías está pensando en llevar parte de la gestión de su organización a la Nube de cara al próximo año 2015, aunque, como contrapartida el 51% de las mismas consideran que verán reducidas fuertemente sus inversiones en NTIC.”

Como se puede apreciar, las empresas están predispuestas a migrar al nuevo ecosistema económico, social, cultural del siglo XXI que implica la Nube, pero, ¿y las bibliotecas…?

Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que este nuevo y paradigmático modelo digital es perfectamente aplicable a cualquier biblioteca, en el cual se transita de una instalación física, material y local a una instalación digital, virtual y global: en un futuro no muy lejano la gestión bibliotecaria se realizará íntegramente en Internet.
  
The Cloud Computing Library
Así pues, razonemos, veamos que está ocurriendo en el mercado documental…

En la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2013 (FIL 2013), los profesionales de la industria editorial digital estuvieron debatiendo sobre el presente y el futuro de “la lectura en streaming de libros electrónicos”.

Bajo esta perspectiva la gestión del libro electrónico (ebook) evolucionaría hacia “un modelo social online” basado en la Nube.

Según afirmaron a la AFP representantes de la industria digital asistentes a la FIL 2013, la lectura de “ebooks on stream” poco a poco alcanzará el éxito logrado por los contenidos multimedia on line, tales como la música y el cine digital con plataformas de gestión de contenidos en la nube similares a Spotify o Netflix, al permitir el streaming concebir al ebook como un “libro vivo”, no un libro que se baja a un PC o una Tablet y queda ahí como “libro encarcelado".

Interesante es el caso de la plataforma Hoopla Digital, quien actualmente en asociación con determinadas bibliotecas públicas, ofrece diversos contenidos bajo suscripción, como ser películas, series, música, audiolibros, etc.

Hoopla Digital ya ha anunciado su intención de ampliar su estrategia de alianzas, facultando a las bibliotecas ofrecer servicios de 24 horas para la lectura online de libros digitalizados en todo tipo de dispositivos móviles.

Otro antecedente muy interesante a tener en cuenta es el proyecto para optimizar la gestión de colecciones bautizado como Cloud Library iniciado en 2009 mediante la colaboración conjunta de la OCLC (cooperativa sin fines de lucro), de la biblioteca Elmer Holmes Bobst de la Universidad de Nueva York, del depósito cooperativo de preservación digital HathiTrust y de los diferentes códigos de usuario del Consorcio RECAUDA, digitalizando masivamente documentos a efectos de optimizar los recursos destinados a la gestión de fondos  bibliográficos universitarios, redirigir esfuerzos y explorar nuevas oportunidades en la prestación de servicios bibliotecarios.

Por su parte la OCLC, independientemente ha desarrollado un servicio basado tecnológicamente en la Nube denominado WorldShare Management Services cuyo objetivo es simplificar la catalogación, la adquisición de material, la gestión de usuarios y la circulación, ofertando una nueva generación de herramientas de descubrimiento para los usuarios de servicios bibliotecarios; los contenidos se agregan y catalogan en WorldCat conllevando a mayor visibilidad en la Web.

Por otra parte, tenemos el proyecto BookShare (organización non-profit, cita en Palo Alto, California), biblioteca en línea de acceso digital para lectores de libros impresos en formato papel, creada en 2010 mediante el aporte de voluntarios y editores que envían versiones digitales de sus colecciones.

Próximos desafíos-retos bibliotecarios

En mi opinión las bibliotecas en el mediano plazo incorporarán gradualmente gestión de las colecciones a la Nube, realizando cambios sustanciales en sus modelos de gestión y promoviendo el desarrollo de lo dará en llamarse plataforma integral de servicios bibliotecarios online derivando un el aumento de visibilidad.

El mercado documental manifiesta una tendencia creciente al uso del Cloud Computing, a la externalización de servicios y a la desvinculación de los sistemas de gestión de procesos.

Por tanto, las bibliotecas acorde sus necesidades institucionales orientadas al usuario-lector, así como, en base a sus posibilidades técnico-económicas-presupuestarias y/o consorciales, progresivamente transitarán hacia un modelo de gestión documental desde la nube.

Por lo que observo las bibliotecas que más rápido se adaptan a las evoluciones tecnológicas son las bibliotecas universitarias, seguidas por las especializadas y de investigación; las norteamericanas migrarán rápidamente en primer lugar, seguidas prontamente por las europeas y tardíamente por las latinoamericanas.

Ejemplos de cómo deberá ser el futuro Cloud Computing Documental (CCDoc) lo podemos observar analizando servicios como Google Books (antes conocido como Google Book Search y/o Google Print), la tienda online Google Play (tienda de aplicaciones para teléfonos móviles de Google Inc. con más de 150.000 ejemplares desplegados en una extensa diversidad temática), la tienda en línea Amazon.com con su Amazon Cloud (servicio de alojamiento de archivos lanzado en el año 2011), con los emprendimientos iCloud y Netflix para libros de Apple Inc. (sistemas de almacenamiento en la nube y de alquiler de ebooks respectivamente), por mencionar algunos de los más representativos emprendimientos. Recordemos que Google Play funciona con teléfonos y tabletas que trabajen con el sistema operativo Android, así como también en casi todos los navegadores de los computadores y de los dispositivos iPhones e iPads.

También cabe analizar importantes emprendimientos de editoriales y bibliotecas europeas, tales como los llevados a cabo por la editorial Macmillan y por las bibliotecas de la Comunidad de Madrid.
La editorial Macmillan (casa matriz en Alemania) ha revelado que 1.500 títulos extraídos de Tor Books (editorial en la que se eliminado el DRM) estarán disponibles a través de Skoobe (servicio alemán de lectura de ebooks por suscripción).
Las bibliotecas de la Comunidad de Madrid anuncian que prontamente comenzarán a prestar de forma gratuita libros electrónicos a través del Portal del Lector, de tal forma que sin pasar por la biblioteca física los usuarios podrán descargar desde su ordenador de casa un libro que podrán leer durante 21 días.
Corresponde destacar que si bien el público estadounidense es totalmente proclive al uso de nuevas tecnologías, no ocurre lo mismo con el público europeo y latinoamericano.

Por una parte, el concepto base de la oferta contenido-lector se está diversificando…

el libro se está convirtiendo en una pieza de contenido que puede ser distribuido y ofertado de múltiples maneras

Y, por otra parte, se están produciendo cambios significativos en la mentalidad del consumidor usuario-lector. Las personas acceden cada vez más a Internet porque quieren satisfacer sus necesidades de información en forma rápida, fácil y eficiente, no interesándoles realmente quien les presta el servicio de búsqueda y recuperación...

tanto puede ser una biblioteca como una empresa privada sin todo el bagaje técnico que respalda el saber bibliotecológico

Vintage bibliotecario

Bibliotecas en la Web

Hasta el momento las bibliotecas han incursionado en la Web de diferentes formas.

En un principio, las bibliotecas tenía como objeto “marcar presencia en Internet” para lo cual implementaron páginas Web “estáticas” con datos institucionales… ¡había que exhibirse en Internet!

Posteriormente mediante el desarrollo de páginas Web “dinámicas”, surgen los denominados «Internet OPAC» (OPAC, acrónimo de On-line Public Access Catalogue) permitieron el acceso del público en general solamente para realizar “búsqueda y recuperación de datos” en Catálogos Bibliográficos, naciendo así a la generación OPAC 1.0.

Sólo se compartía el Catálogo, accediendo al mismo en forma similar a lo que antes se hacía con las tradicionales fichas catalográficas (básicamente búsquedas por título, autor y tema).

La Web, interfaz mediante, sólo facilita la entrada al Catálogo (digitalizado en bases de datos con enlaces referenciales) emplazado en Servidores (Host) físicamente instalados en la(s) Institución(es), no en la Web.

Los vetustos Internet OPAC 1.0 tímidamente han evolucionado hacia el Internet OPAC versión 2.0 popularizado como OPAC Social, permitiendo al usuario de biblioteca incorporar contenidos mediante el etiquetado social (folksonomías) para identificar sus obras favoritas tal como se hace en la Aplicación Web de Catalogación Social LibraryThing (LT), en la cual los usuarios pueden acceder a un catálogo colectivo compuesto por 690 bibliotecas, entre las cuales se encuentran British Library, Canadian National Catalogue, Library of Congress, National Library of Australia, y Yale University.

Los OPAC 2.0 también pueden incluir valoraciones conceptuales mediante el uso de estrellas de puntuación, comentarios públicos y privados, el marcado me-gusta/no-me-gusta // interesante/no-interesante, permiten compartir enlaces en Redes Sociales mediante el uso de apropiadas Apps, así como también incorporar links en los marcadores sociales más usados.

En resumen. El surgimiento de la Web 2.0 permitió “socializar” el Catálogo Bibliográfico mediante una serie de interacciones usuario-acervo, pero, como consecuencia de una evolución conceptual en la Web y no como resultado de un avance tecnológico significativo, pues, las tecnologías que aplican son las mismas de la original Web 1.0 usando páginas Web “estáticas” para generar páginas Web “dinámicas”, mediante al acceso interactivo a bases de datos bibliográficas.

La masificación en el uso de los dispositivos móviles y la aprobación del uso de hojas CSS Media Queries (un estándar del W3C) y la aparición de la tecnología responsive design dio lugar al surgimiento de los mOPAC/MOPAC viabilizando el acceso a los tradicionales OPAC en forma ágil y sencilla desde cualquier dispositivo móvil (smartphone, tablet, e-reader, etc.).


Home Page – OPAC – MOPAC


Bibliotecas en la Nube

Convengamos en que estar en la Web no es lo mismo que estar en la Nube, pues, migrar a la Nube implica gestionar todo en Nube: Documentos, Software de Gestión, Catálogo y Proceso técnico.

En lo que respecta a Catálogos Bibliográficos y Software de Gestión no existen mayores inconvenientes desde el punto de vista tecnológico si se cuenta con capacidad presupuestaria y recursos humanos-técnicos suficientes, pero, el Acervo bibliotecario es algo totalmente diferente.

Para que el material documental pueda ser accedido directamente por los usuarios desde la Nube debe estar previamente digitalizado, es decir, escaneado con metodología OCR (acrónimo de Optical Character Recognition - Reconocimiento Óptico de Caracteres), para lo cual se debe disponer de recursos económico-financieros muy importantes.

Los acervos bibliográficos en su mayoría están conformados por monografías, publicaciones periódicas y materia especial, lo que determina que hay componentes que por sus características físicas no pueden ser digitalizados y, en los materiales que pueden ser reproducidos digitalmente, debe analizarse previamente temas tales como copyrights, trademarks, derechos de autor y restricciones editoriales (“All rights reserved”), es decir, no tienen restricciones tecnológico-físicas, pero, sí tienen problemas de índole legal.

Evidentemente es una tarea titánica, y las bibliotecas ¿podrán hacerlo…?

Las bibliotecas pueden hacerlo por sí (afrontando todos los costos) o buscando aliados (para compartir costos), por ejemplo realizando alianzas estratégicas (consorcios, representaciones, etc.) con sus proveedores, distribuidores, E-editoriales y E-librerías; tal es el caso de Internet Archive, organización sin ánimo de lucro destinada a la preservación de historiales web y recursos multimedia, creada en 1996, proyectando e implementando la iniciativa Extending Traditional the In- Library Lending Library Model.

Internet Archive mediante convenios realizados comenzó en el 2011 con 150 con bibliotecas; actualmente tiene convenios con más de 1.000 bibliotecas en 6 países, donde ya es posible leer más de 1 millón de libros electrónicos sin restricciones. Los usuarios de las bibliotecas bajo convenio deben tener cuentas OpenLibrary.com para poder leer vía préstamos-Internet a libros electrónicos provenientes de la digitalización de los acervos bibliográficos bajo convenio.

Otra iniciativa a considerar podría ser la antes citada plataforma Hoopla Digital quien también se ha asociado con bibliotecas públicas para ofrecer contenidos bajo suscripción 24/365. La biblioteca debe pagar una cuota y el usuario sólo necesita su carnet de biblioteca para poder leer los contenidos digitalizados a través de cualquier dispositivo las 24 horas del día, los 365 días del año.

En Europa, varios países, entre ellos Dinamarca, Suecia y Holanda han creado redes de bibliotecas apostando a novedosos modelos de préstamo de ebooks, como ser el pago por clic en Dinamarca, el copago en Holanda y la plataforma Atingo en Suecia.

A modo de resumen, para finalizar, podríamos aseverar que…

"Paulatinamente la comunidad documental transitará del modelo tradicional de propiedad sobre obras en papel al modelo de libros digitales accedidos mediante la modalidad del derecho a leer"

"Se evolucionará hacia bibliotecas hibridas en las cuales convivirán lo físico con lo virtual"

"¡el venerado papel competirá con el intrépido digital!"

Paulatinamente se está operando un cambio cultural como consecuencia del nuevo entorno comunicacional afectando los patrones de conducta, las opciones de consumo, el estilo de vida y el concepto espacio-tiempo.

Digan lo que digan... el libro siempre será el libro !!





Piensas que el Cloud Computing o Computación en la Nube ¿podría facilitar la interacción entre las bibliotecas y sus usuarios?, y si fuera así ¿cómo se lograría?

Si te gustó el artículo y/o la temática del Blog, sería muy interesante para todos que nos dejes un comentario.


Copyright 2014 Luis Urdampilleta


Incorpórate al GrupoBibliotecas 3.0 – La Biblioteca Global” en LinkedIn
Te espero en Facebook y en Google+
Sígueme en Twitter: @infocdei … #CyberLibrary



Otros artículos relacionados